La Argentina tiene un grave problema de concentración mediática.

La Argentina tiene un grave problema de concentración mediática. Este escenario, que responde a un vasto conjunto de factores, hoy se ha transformado en un condicionante a la democracia.

La Iniciativa para el Pluralismo y la Diversidad elaboró una serie de propuestas que buscan corregir el desequilibrio estructural existente por la vía de políticas públicas que promuevan la diversidad y la pluralidad de voces.

Quienes integramos este espacio somos medios cooperativos, comunitarios, populares y micro-pymes. Somos diarios, revistas y medios digitales; canales de televisión, productoras de contenido y radios. Tenemos presencia en todas las provincias del país. Y desde esa perspectiva federal y multiplataforma acercamos estas propuestas que buscan institucionalizar mecanismos que permitan la consolidación de un escenario de medios más plural y, por ende, una democracia más sólida.

La Argentina tiene un gravísimo problema de concentración mediática y falta de diversidad y pluralismo.

Esta cuestión se vincula a situaciones estructurales de la propiedad de los medios, del mercado publicitario, de contenidos y de empobrecimiento general de la población en los últimos cuatro años.

En este contexto, además, la aparición de los llamados gigante de internet provocó -con ayuda gubernamental por vía de la pauta publicitaria oficial– un corrimiento de los mercados de inversión publicitaria hacia sectores que no producen ni noticias ni contenidos culturales.

Este desfinanciamiento provoca graves situaciones y debe ser revisado con polìticas públicas estables, transparentes e institucionalmente asentadas. Lo que está en juego es en sí misma la democracia y el pluralismo.

La Argentina tiene un gravísimo problema de concentración mediática. Solo entre cuatro grupos de medios acaparan: el 74% de los diarios impresos, alcanzan el 56,7% de la audiencia en TV abierta y el 53% en radio en todo el país. Aún más evidente es que una sola empresa provee el 42% de la telefonía fija, el 34% de la telefonía móvil, el 56% de las conexiones a Internet por banda ancha fija y el 40% de las bocas de tv paga[1].

Este escenario, que responde a un vasto conjunto de factores, hoy se ha transformado en un condicionante a la democracia ya que no solo está afectando el derecho a la libertad de expresión, sino también el acceso a la información  necesaria para la toma de decisiones. La situación se agudizó en los últimos cuatro años por la crisis económica y por las acciones que desde el Estado favorecieron la concentración desoyendo recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la UNESCO.

El presidente de la Nación, Alberto Fernández, conoce esta situación. “Lo que debemos hacer es garantizar la pluralidad de voces y exigir responsabilidad en los que opinan e informan”, destacó recientemente durante una entrevista con Gustavo Sylvestre en C5N. Recogiendo ese planteo  y analizando experiencias de desarrollo y en aplicación en otros países[2], la Iniciativa para el Pluralismo y la Diversidad elaboró una serie de propuestas que buscan corregir el desequilibrio estructural existente por la vía de políticas públicas que promuevan la diversidad y la pluralidad de voces.

La iniciativa diversidad y pluralismo que venimos a proponer se asienta en reglas y estándares de protección al derecho a difundir y recibir información como un derecho humano universal.

Para ello, reconociendo el valor de precedentes y estándares, habremos de proponer un conjunto de soluciones tendientes a equilibrar un desequilibrio estructural en la distribución de noticias al interior de nuestro país.

Se propondrán medidas directas e indirectas en materia de financiamiento.  Desde la extensión de beneficios que existen a favor de actividades que se encuentran en mejores condiciones a la utilización de mecanismos de desgravación a quienes aportan a entidades de beneficencia o educativas que recientemente fueron ampliadas a los partidos políticos.

Si los partidos polìticos, al decir de la Constitución Nacional son un “instituciones fundamentales para el sistema democrático” (art. 38), también lo son los medios de comunicación social productores de noticias que sostienen el pluralismo de ideas y opiniones que también la Constitución reconoce y la Corte Suprema consagra como “piedra fundamental del sistema democrático”.

Y específicamente habremos de instar por un mecanismo institucional financiero distinto que el de la pauta pública publicitaria. Esta debe ser por supuesto discutida y democratizada. Pero requiere un debate específico que no es el que estamos proponiendo, inéditamente para la democracia Argentina, en este caso.

LOS ESTANDARES INTERNACIONALES
DE DERECHOS HUMANOS

1.Establecer un marco jurídico y normativo propicio para la radiodifusión comunitaria fundada en un enfoque basado en los derechos, reconocido dentro de las políticas de medios y comunicación en general, y consciente de las necesidades específicas del sector. Este marco debería:

i. Reconocer y definir legalmente la radiodifusión comunitaria de forma que se distinga claramente de la radiodifusión de servicio público y comercial, en base a su naturaleza no lucrativa, sus fuertes vínculos con la comunidad y su capacidad para proporcionar servicio a ésta, y manteniendo a la vez el respeto y la promoción de su autonomía e independencia editorial;

2. Crear un entorno propicio para la sostenibilidad y el desarrollo de la radiodifusión comunitaria. Esto debería:

i. Facilitar medidas de apoyo financiero (como subvenciones de comisiones de transmisión o tarifas especiales para organizaciones no lucrativas), respetando la independencia operativa y editorial de los medios de comunicación comunitarios;

ii.Considerar la creación de fondos especiales y/o de una asignación adecuada de los fondos existentes, incluyendo, en su caso, los fondos de servicio universal y de cross-media mecanismos de financiación, administrados con la participación del sector de los medios comunitarios, independientemente del gobierno y de forma transparente, en consistencia con los principios de buen gobierno;

iii. Adoptar medidas para apoyar el desarrollo de servicios de radiodifusión comunitarios en zonas subatendidas.

A la comunidad internacional (donantes, organizaciones no gubernamentales internacionales, organizaciones intergubernamentales):

1.Promover y abogar por la adopción de un marco jurídico propicio para la radiodifusión comunitaria, en línea con las recomendaciones para los gobiernos y los reguladores anteriores;

2. Asignar fondos de financiación con vistas a mejorar el apoyo global para el sector de la radiodifusión comunitaria conforme a las recomendaciones anteriores de la UNESCO, teniendo en cuenta la necesidad de modelos de financiación que apoyen la sostenibilidad más allá de los ciclos de financiación de los donantes;

3.Apoyar el desarrollo de mecanismos de financiación nacionales, regionales e internacionales para la radiodifusión comunitaria;

4.Integrar, en su caso, una comprensión del papel potencial de la radiodifusión comunitaria en sus programas sectoriales (como la agricultura, los niños, etc.) sin reducir el sector a un papel puramente instrumental;

En sus conclusiones del Informe del Relator especial de Libertad de Expresión de 2014, aprobado por el  Consejo de Derechos Humanos de la ONU se dice

104. El derecho a la libertad de opinión y expresión debe ser entendido como un instrumento esencial para promover y proteger otros derechos humanos, que constituye una herramienta importante en la lucha contra la impunidad y contra la corrupción.

109. Los medios de comunicación comunitaria constituyen instrumentos efectivos para cumplir con la función del ejercicio del derecho a la libertad de opinión y expresión de todos los sectores sociales, sin discriminación alguna conforme al principio de pluralismo y diversidad que debe regir el ejercicio de este derecho.

105. La libertad de opinión y expresión es un derecho individual y colectivo, mediante el cual las personas tienen la posibilidad de emitir, buscar, recibir y difundir información plural y diversa para construir su propio pensamiento, desarrollar sus opiniones y manifestarlas de cualquier forma. Por consiguiente la libertad de expresión se ejerce en dos vías: el derecho al acceso a la información y el derecho a expresarse por cualquier medio.

106. La libertad de expresión es también un derecho de los pueblos, pues mediante su ejercicio efectivo los mismos pueden desarrollar, dar a conocer y reproducir su cultura, su idioma, sus tradiciones y sus valores.

107. La libertad de opinión y expresión debe ser entendida como un mecanismo para combatir toda forma de discriminación.

Y en las Recomendaciones se hace constar

124. Se recomienda a los Estados, a los medios de comunicación y a los organismos financieros poner en práctica las recomendaciones de la Declaración de Colombo, en cuanto a fortalecer la libertad de expresión de los sectores excluidos y el acceso a medios de comunicación propios, incluyendo la comunicación electrónica, para promover la libertad de expresión y la democracia, pero además para combatir la pobreza y alcanzar los ODM. Recomendando a los Estados que establezcan un fondo especial con el propósito de subsidiar el acceso a medios de comunicación electrónica de todos los sectores, tanto la interconectividad como el acceso a los equipos necesarios.

125. Se recomienda a los Estados facilitar la transferencia de tecnología de la comunicación, como un mecanismo para reducir la brecha digital y de avance tecnológico entre el mundo desarrollado y los países en vías de desarrollo coadyuvando a lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

SOBRE LOS MECANISMOS Y SOSTENIMIENTOS Y AYUDAS A LA PRENSA

Existen en el derecho comparado múltiples mecanismos de sostenimiento y ayudas a la producción y distribucion de noticias.

Las leyes sobre medios de comunicación tienen desgravaciones específicas, fondos concursables.

Existieron reglas de interés publico para la producción del papel y tratamientos diferenciado pero incompletos de desgravamientos que generan créditos fiscales de imposible o muy dificultosa recuperación que importan costos hundidos para quienes no están en condiciones de reponerlos esperando la devolución.

Entre tanto, hay otras reglas de promoción para sectores vinculados al desarrollo de investigación y conocimiento y hasta publicaciones de libros que no alcanzan a quienes desarrollan pequeños proyectos que impulsan la democracia todos los dias en distintos sitios del país.

Estudios comparados desarrollados por impulso de entidades académicas y la Unión Europea dan cuenta de diferentes modos de sostenimiento del pluralismo

Subsidios indirectos. Son amplios los modos: el más importante desde el punto de vista financiero aplica a impuestos. Reducción o eliminación del IVA o sus similares (Bélgica, Dinamarca, Noruega, Reino Unido han eliminado el IVA).

Otros instrumentos indirectos son las tarifas de telecomunicaciones, electricidad, papel o transporte y tasas preferenciales de correos (Francia, Italia y Estados Unidos tienen estas reglas). Existen también estas disposiciones para agencias de noticias y proyectos de investigación periodística.

En el marco de los mecanismos de subsidios Directos a la prensa el objetivo es el mantenimiento de las organizaciones periodisticas que tienen dificultades y no lograr refinanciarse en el mercado de la publicidad.

En otras circunstancias han existido reglas específicas de salvatajes estables como el Decreto 527/07, la declaraciones de emergencia de la actividad por parte del COMFER en 1989, o las reglas fijadas en la “Newspaper preservation Act” durante el Gobierno de Nixon en Estados Unidos.  La ley de defensa de las industrias culturales de 2003 es otra muestra de auxilios directos para la preservación de la vida de los medios de comunicación. O el artículo 14 de la ley nacional 12.908

Particularmente existen reglas de mantenimiento de medios para minorías linguisiticas como modo de promociòn del pluralismo en el contexto de la Unión Europea y el Parlamento Europeo.

Existen subsidios directos a la distribución en Austria y Suecia, a la exportación de contenidos (Italia y Francia) así como subsidios a la capacitación de personal de los medios de prensa.

En países como Canadá, Dinamarca, la Comunidad Valona de Bégica, Francia y Holanda los subsidios se aplican a la formación o reorganización de diarios locales.

Al igual que con la prensa, en estos países europeos y otros países occidentales son comunes las subvenciones directas a la producción y otras formas de apoyo directo a radiodifusión.

En 12 casos de países europeos, así como en Canadá, medios de comunicación, las organizaciones de radiodifusión (en su mayoría emisoras locales o regionales y emisoras comunitarias no comerciales) reciben apoyo financiero para su funcionamiento y la realización de una misión de programación.

Al igual que las subvenciones al cine, las emisoras de radio y televisión de siete  paises pueden solicitar ayudas para la producción de determinados programas.

También existen otras formas de apoyo directo, por ejemplo en Austria, Francia, Suiza y el Reino Unido: por ejemplo, las emisoras pueden obtener apoyo directo para la formación de periodistas o la formación de estaciones locales. Además, también existen medidas de apoyo indirecto, como desgravaciones fiscales, para la radiodifusión.

Para medios en línea Internet no sólo se ofrece a los periódicos tradicionales la posibilidad de distribuir su producto digitalmente, sino que también ha llevado a la formación de nuevas organizaciones de noticias exclusivamente en línea. Varios países ya han cambiado sus sistemas de subvenciones para que tanto los medios heredados que intentan desarrollar medios en línea como los nuevos medios exclusivamente en línea puedan beneficiarse de subvenciones directas a la producción, incluidos cinco de los que examinamos. Por ejemplo, en Dinamarca, Suecia e Italia se reformaron y ampliaron los regímenes existentes de subvenciones a la prensa, de modo que las publicaciones en línea también serían elegibles. Además de las subvenciones a la producción, varios países apoyan proyectos e innovaciones en las salas de redacción para hacer frente a la convergencia. En Francia, por ejemplo, la línea “fonds stratégique pour le développement de la presse” apoya proyectos de modernización y proyectos técnicos innovadores de publicaciones en línea. En Canadá, las publicaciones periódicas digitales pueden recibir apoyo para las innovaciones empresariales y los medios en línea pueden solicitar la financiación de proyectos de medios interactivos…

ALGUNOS DATOS DEL SECTOR

Como los posibles beneficiarios no han sido hasta el momento considerados sujetos de derecho por las políticas públicas nacionales, en la actualidad no existen estadísticas que puedan dar cuenta de la variedad, distribución y alcance de los medios comunitarios, populares, cooperativos y micro-pymes. Lo que disponemos son informes parciales que permiten estimar el impacto de la Iniciativa para el Pluralismo y la Diversidad.

Medios Audiovisuales

• En la Argentina hay 467 medios audiovisuales comunitarios, populares, alternativos, cooperativos y de pueblos originarios, según el registro de la Red Interuniversitaria de Comuniocación Comunitaria, Alternativa y Popular (RICCAP, 2019) .

• El 89% son radios y el 11% emisoras o señales de TV.

• El 60% se encuentra en localidades de menos de 100.000 habitantes.

• Hay al menos 6543 personas que trabajan en la producción de esos contenidos.

Medios Gráficos: revistas

• La Asociación de Revistas Culturales Independientes de Argentina (ARECIA) nucléa 131 medios gráficos (eran 176 en 2015 y esa caída está vinculada con la falta de políticas para el sector) .

• Más del 50% tienen una antigüedad mayor a 10 años.

• Nuclean a 1183 trabajadores de prensa.

Medios Gráficos: Diarios Recuperados

• La Red Nacional de Diarios Recuperados reúne a 11 medios de todo el país que fueron cerrados por sus dueños y recuperados por sus trabajadores .

• Sus cooperativas están integradas por unas 500 personas y se estima que el número de empleos indirectos que generan duplica esa cifra (entre imprenta, distribución y colaboradores).

• Están distribuidos en siete distritos y cumplen un rol central en las zonas más pobladas (CABA, Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe) para introducir en la agenda enfoques con independencia de conflictos de intereses.

Micropymes, medios digitales y más…

• Durante la realización del informe de la RICCAP se identificaron unas 38 redes de medios comunitarios, populares, alternativos, cooperativos y de pueblos originarios. No todos sus integrantes formaron parte del censo ya que tenían otros soportes o no respondieron a las preguntas.

• Adicionalmente los cambios en las Tecnologías de la Información y la Comunicación dieron lugar al surgimiento de numerosos medios en los últimos años que lanzaron sus experiencias sin articular con espacios organizados. En el último mes, una convocatoria rápida a formar una Red de Medios Digitales reunió más de 30 proyectos nativos online en el Congreso de la Nación.

En resumen estamos hablando de un sector que tiene presencia en todo el país, genera espacios para todas las voces y trabajo para al menos 10 mil personas.


[1]Datos del Monitoreo de la Concentración de Medios (Reporteros Sin Fronteras y Tiempo Argentino, 2019).
[2]Ver anexo con experiencias de Europa occidental y América del Norte. Todas las propuestas aquí formuladas se inspiran en legislación ya existente en otros países.


Radio La Más Santiagueña © 2019 Diseño y streaming